Por lo general, es muy fácil encontrar entre los muebles de nuestras casas muebles de melamina. ¿La razón? Porque son bastante asequibles para todo tipo de sueldos y además destacan por su extensa utilidad: son ligeros, resistentes, sin porosidades y bonitos. Pero qué pasa si queremos redecorar nuestro hogar? En este artículo vamos a ver cómo pintar muebles de melamina con un acabado perfecto.

Tutorial sobre cómo pintar muebles de melamina

Lo cierto es que los muebles de melamina tienen muy poca adherencia a la pintura y es por ello que es indispensable recurrir a técnicas clave para trabajar con este material tan especial y no a las generalidades con las que podemos pintar un mueble de madera maciza. De no seguir los pasos, lo más probable es que la pintura se desprenda con rapidez; debido a su poca adherencia.

Si ya nos hemos animado a pintar muebles de melamina, ¿qué es lo que necesitamos para empezar?

Materiales necesarios para pintar muebles de melamina

A la hora de comprar los materiales y herramientas necesarias, deberás valorar el estado de la superficie a pintar.

Para que nos falte nada y tener que pausar nuestro trabajo, vamos a ponernos en el peor de los casos: la superficie de melamina no sólo está vieja y desgastada, sino que también tiene imperfecciones que reparar.

Toma un lápiz y un papel para apuntar lo que te sea necesario:

  • Lija muy fina o de agua
  • Alcohol para limpiar
  • Trapo para limpiar
  • Masilla plástica
  • Espátula pequeña
  • Imprimación multisuperficies
  • Rodillo de espuma dura para esmaltar
  • Pintura en esmalte con una gran adherencia
  • Barniz o laca brillante

Pasos a seguir para pintar muebles de melamina

Armario de melamina de Ikea desmontado preparado para pintar

Limpiar la superficie a pintar

Para dejar bien limpio y desinfectar el material necesitaremos alcohol y algo para frotarlo, como una toalla, una camiseta vieja…

Limpiaremos con el alcohol la pieza que queramos pintar: si nos saltamos este paso, es probable que la pintura no se adhiera como debería. Al fin y al cabo, por limpios que creamos que estén, siempre suelen tener partículas de polvo, manchas oscuras de algún derrame accidental o cualquier otra cosa esperando a estropear el resultado… ¡No te saltes este paso!

Reparar la melamina

¿Tu mueble de melamina tiene algún desperfecto? No pasa nada, es momento de cubrirlo con masilla. Aplicas un pegote de masilla y lo extiendes con la espátula. Dejamos que se seque y damos paso al siguiente punto.

Cogeremos una lijadora o papel de lija muy fino y lo pasaremos sin mucha brusquedad por la zona: de esta forma igualamos superficies y hacemos que los poros se abran un poco para así poder aferrarse mejor la pintura.

Si hemos reparado la melamina, deberemos volver a limpiar con el alcohol y el trapo antes de seguir con el trabajo.

Imprimar la superficie

Ahora le daremos una primera capa de imprimación. Un paso realmente importante en superficies con poca adherencia, como es el caso de la melamina e incluso para cambios radicales de colores. 

En cualquier caso, nunca sobra dar una imprimación antes de pintar. ¡Cuando veas el resultado, agradecerás haberla puesto! 

Una vez seca la imprimación, pasaremos a aplicar el esmalte del color que hayamos elegido.

Pintar la melamina preparada

Para mejorar el agarre de la pintura, daremos un suave lijado antes de empezar con el esmalte. Limpiaremos y, ahora sí, empezamos con la primera capa de color (recuerda usar un rodillo de espuma dura para esmaltes para conseguir un resultado ultraliso). 

Una vez seca la primera capa, daremos otro lijado muy sutil entre las capas y seguiremos pintando (acuérdate de limpiar bien antes). 

Con dos manos de pintura sería suficiente, pero se puede dar alguna más si vemos que la cubrición no ha sido la esperada. 

Proteger la superficie pintada

Ya casi estaríamos, tenemos pintados nuestros muebles… pero nos falta algo. ¡Un acabado en condiciones! 

Para dejarlo como si fuese recién salido de fábrica, vamos a lijar ligeramente con la lija de agua la última capa de pintura. Recuerda que primero tienes que humedecer la zona y después pasar la lija. 

Ahora aplicaremos una capa de barniz incoloro que nos proporcionará el aspecto perfecto, brillante y nuevo de la melamina además de proteger la superficie de golpes y rozaduras que podrían hacer saltar el esmalte.

Una vez seco el barniz (o la laca), ya tendríamos nuestros muebles pintados y como nuevos. 

Tutorial en video para pintar muebles de melamina

YouTube video

Ahora ya sabes nuestros secretos sobre cómo pintar muebles de melamina. Esperamos que este artículo haya sido útil para renovar tu hogar sin tener que gastar una fortuna.

¿Quieres seguir pintando? No te pierdas estos tutoriales sobre cómo pintar las puertas de madera de tu hogar, trucos para pintar la pared o inspiración para pintar el salón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.