Que levante la mano quien no tenga un armario sapeli en su casa. Esta moda noventera causó furor en los hogares españoles, pero a día de hoy, más de 30 años después, se nos han quedado anticuados. En esta entrada te explicamos cómo pintar un armario de madera y actualizar este mueble de tu hogar. 

Tutorial sobre cómo pintar un armario de madera

Si bien es cierto que se trata de una madera de una calidad excepcional para los muebles y que probablemente estén como el primer día en cuanto a funcionalidad, ya no combinan con las tendencias actuales. A día de hoy, donde los espacios reducidos demandan luz, un mueble de madera oscuro empequeñece aún más visualmente las habitaciones, además de aportar clasicismo y sobriedad a cualquier espacio.

Materiales necesarios para pintar un armario de madera

En primer lugar, necesitaremos algunos materiales básicos. Algunos de ellos pueden estar presentes en los garajes de cualquier persona, pero por si acaso, dejamos esta lista:

  • Lija fina (puede ser esponja de lija, papel o eléctrica)
  • Paño seco, o ligeramente húmedo
  • Rodillo de espuma
  • Cubeta para dispensar pintura y aplicarla de manera uniforme
  • Brocha o paletina para recortar
  • Pintura en esmalte al agua satinado o mate, según preferencias
  • Ropa que se pueda manchar
  • Plásticos, cinta de carrocero y periódicos para evitar manchas indeseadas en las superficies que no vamos a pintar

Con todos los materiales necesarios listos, es hora de ponerse manos a la obra. 

Pasos para pintar un armario de madera

Vaciar y limpiar el armario que queremos pintar

Parece obvio, pero es esencial vaciar y limpiar el armario. Aleja tu ropa de la zona de trabajo porque una salpicadura podría arruinarla. La limpieza ha de hacerse siempre en seco, eliminando restos de polvo. Si fuera necesario podría humedecerse levemente el paño.

Desmontar el armario

Con ello listo, pasaremos a desmontar el armario. Si se trata de un armario empotrado, tan solo será necesario desmontar aquellas partes visibles, no es necesario desmontarlo entero. Guarda todas las bisagras y tiradores adecuadamente junto con sus respectivos tornillos para facilitar la tarea de montaje posterior.

Una vez podamos trabajar con las piezas en un lugar plano, pasaremos a los tres pasos esenciales para pintar todo tipo de muebles y decoración de madera:

  1. Lijar
  2. Imprimar
  3. Pintar
¿Quieres pintar otros muebles? En nuestro blog encontrarás todos los consejos que necesitas para pintar correctamente muebles de mimbre, pintar muebles lacados, pintar muebles de cocina, pintar muebles de formica, pintar sillas de madera, pintar muebles de melamina, pintar mesas de madera, pintar un mueble antiguo o dar un toque vintage y hasta otros elementos como pintar una puerta de madera o pintar una bañera.

Lijar y preparar las piezas y partes a pintar

Siempre se recomienda primero pulir ciertos golpes y rayaduras que hayan podido surgir durante los años. En caso de encontrarnos ante un caso así, bastaría con aplicar masilla especial de madera sobre todos aquellos pequeños desperfectos para dejar la superficie lisa y apta para pintar.

Con este material (opcional, según el caso) completamente seco, se procedería a lijar con una lija de grano medio o suave toda la superficie. No es necesario apretar mucho, ya que no se trata de llegar hasta la madera virgen, sino de crear una superficie donde pueda adherirse mejor la pintura. Tras acabar este paso, es muy importante aspirar y limpiar todo el polvo generado, ya que, de mezclarse con la pintura, produciría grumos y burbujas indeseadas.

Aplicar la imprimación

Seguidamente recomendamos la aplicación de una imprimación de madera. Este paso no es esencial, pero nos ahorrará varias manos de pintura y, además, el resultado será mucho más profesional, duradero y estético en menos tiempo. Es importante dejar secar la imprimación según las recomendaciones del fabricante.

Repasar los bordes con brocha al pintar un armario de madera

Pintar el armario con el color deseado

Y, por último, es hora de pintar. Las tendencias apuntan a pintar los muebles con pintura esmaltada blanca, así que lo tomaremos de ejemplo. Será tan sencillo como verter la pintura en la bandeja y con un rodillo de espuma aplicarla sobre la imprimación sin ejercer fuerza. Haciéndolo suavemente y en dos sentidos, es decir, primeramente de manera horizontal y después de manera vertical (o viceversa), conseguiremos que se aprecien menos las pasadas del rodillo.

Una vez seque cada pieza, bastará con volver a montarlo todo para disfrutar por fin de un bonito armario blanco esmaltado que se adapte y de un toque juvenil y de amplitud a cada habitación de nuestra casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.